miércoles, 12 de julio de 2017

“El futuro de los cubanos está asegurado”

 
Esta fue y es una frase que le gusta usar al “presidente” de Cuba cuando quiere referirse  a los “logros” de la revolución, por su puesto que todo es un globo inflado, un espejismo para que el mundo crea que esto es un paraíso. La realidad es que en Cuba los hombres envejecen antes de su tiempo y cuando llegan a la tercera edad tienen que seguir luchando día tras días para poder comer.

Los pocos jóvenes que hoy en día tiene la suerte de estudiar una carrera y terminarla no encuentran trabajo en sus profesiones. En consecuencia la mayoría de ellos tienen que trabajar en lo que pueden, mientras comienzan el largo camino de búsqueda de la gema preciosa que nunca aparece en Cuba. Esta situación provoca la necesidad de emigrar en busca del sueño americano que, con las nuevas limitaciones de los Estados Unidos se ha vuelto un imposible.

El desengaño de no poder encontrar trabajo en su área de interés y su especialidad, el tener que trabajar en lo que sea para poder sobrevivir y la imposibilidad de emigrar para realizarse como profesionales afectan mucho a los jóvenes. Aunque las autoridades de salud lo ignoren esta frustracion continua los afecta emocional y fisicamente.  

El gobierno evita tratar este problema, que no está limitado a los profesionales, porque sería reconocer que el sistema no suple las necesidades del pueblo ni asegura el futuro de la población cubana.

Qué ironía, en la televisión castrista critican este asunto en otros países, y a ellos ¿quien los critica? 


Por Manuel Rogelio Rey Carvajal, Defensor del Pueblo y Delegado del CID en Bayamo.

Regresar al blog CubaCID

Regresar a página central CubaCid.org 

0 comments:

Publicar un comentario